El origen de los calcots en Cataluna

2021-11-15

¿Cómo fue que empezamos a comer unas cebollas alargadas con una salsa anaranjada de romesco? La verdad es que nadie está 100% seguro de esto, lo que sí sabemos es que de noviembre a abril es temporada de incluir calçots en todas nuestras comidas y que en enero celebramos las fiestas de la calçotada.

Se manejan  muchas hipótesis sobre el origen de su cultivo y de cómo se hizo una comida tradicional catalana, pero hoy nos enfocaremos en las 3 principales ¿Existió Xat de Benaiges? ¿Los romanos ya comían calçots? ¿Los calçots vienen de Oriente Medio?

¡Acompáñanos a responder estas preguntas!

El origen de los calçots: una travesía entre civilizaciones

HIpótesis N° 1: Xat de Benaiges creó este plato por accidente

Se dice que Xat de Benaiges, un agricultor de Valls en el Siglo XIX, quemó unas cebollas de su cosecha que salieron alargadas en el fuego. No tenemos muy claro si lo hizo para tirarlas, por accidente o si tuvo el propósito de cocerlas desde el principio, lo cierto es que tras quemarlas las peló y descubrió que el interior había quedado dulce y poco fibroso, vamos que estaba rico. Además, se le habría ocurrido también la receta de la que hoy conocemos como la mejor compañera de los calçots: la salsa de romesco. El Xat era bastante creativo ¿eh?

¿Existió realmente Xat de Benaiges? Esa es una duda que no tiene respuesta, pues nadie ha dado pruebas contundentes de su existencia, ni siquiera la IGP "calçot de Valls", pero sí hay evidencia de que los calçots se comían por esta zona en dicha época.

Hipótesis N° 2: Los romanos ya comían calçots

Porrus capitatus se le llamó en latín a esta especie de cebolla cuyo método especial de cultivo la hacía alargada en vez de esférica. Durante una excavación en Brigetio, una ciudad húngara, se descubrieron pinturas que mostraban a personas comiendo calçots alrededor del siglo III d.C. ¿Lo más curioso? En las pinturas también aparece una salsa anaranjada como acompañante del plato.

HIpótesis N° 3: Los calçots vienen de Oriente Medio

Teniendo en cuenta la extensión del Imperio Romano y la antigüedad de las culturas que se vieron colonizadas por este, que los calçots vinieran de Oriente Medio no debería sorprendernos demasiado.

De hecho, hay evidencia de que las primeras culturas en cultivar cebollas fueron las de Asia Central, Egipto y Oriente Medio, pasando luego esta tradición a las culturas griegas y romanas, por lo que es muy posible que una primera versión del método que se usa al día de hoy para cultivar calçots sea mucho más antiguo de lo que pensábamos.

¿Buscando dónde comer calçots en Eixample?

No hay mejor lugar para comer calçots en Barcelona, y en Eixample, que el restaurant antiguo de Bodega Joan, donde la tradición de la cocina catalana y su ambiente de tasca de barrio crean el lugar perfecto para disfrutar de un delicioso plato de calçots con salsa romesco a cualquier hora del día.

 

¡Ven a disfrutar de los mejores calçots en Barcelona en Bodega Joan!

El origen de los calcots en Cataluna

Aquesta pàgina web utilitza galetes per millorar la vostra experiència de navegació. Si continueu navegant, esteu acceptant les nostres polítiques de seguretat de dades i galetes, les quals podeu llegir detalladament Aquí..

Acceptar